Más de tres meses sin luz en La Cañada Real Galiana

Más de tres meses sin luz en La Cañada Real Galiana

¡¡¡NOS ESTÁN APAGANDO!!!

Comunicado de la Asociación Vecinal de Vicálvaro

Tenemos más de 4.000 vecinos y vecinas en la ciudad de Madrid, una buena parte en el Distrito de Vicálvaro, que llevan más de tres meses sin suministro eléctrico.

Cuatro mil personas condenadas a un calvario diario en mitad de una pandemia y en lo peor del invierno. Sin luz no hay calefacción, ni agua caliente, ni bombillas, ni se puede enchufar un electrodoméstico, ni se puede encender una TV o cargar un móvil.

En una vivienda digna esa carencia prolongada tendría graves consecuencias en la alimentación, en la salud, en la higiene, en la seguridad, en la educación… En una infravivienda o en una chabola se convierte en una pesadilla.

1.800 son menores de edad y están sufriendo especialmente esta situación. A las 6 de la tarde es de noche y no se puede encender un ordenador para estudiar (los pocos que lo tienen) ni hacer los deberes a la luz de las velas porque las manos están ateridas por el frío. Ya son varios los menores que han tenido que ser atendidos por los servicios sanitarios por hipotermia o por intoxicación de estufas de gas.

Quién ha podido ha comprado un generador que da para poco más que alguna bombilla y un infiernillo para calentar algo de comer.

La excusa que están dando las instituciones para tratar de justificar esta tortura cotidiana a 4.000 personas es tan burda y peregrina que las asociaciones vecinales del Sector 5 de La Cañada, junto a la Asociación Al Shorok-Amanecer y la Asociación Cultural de Mujeres Árabes Luchadoras (Amal) se han visto en la obligación de solicitar a la Fiscalía Provincial de Madrid su intervención por “entender que se están produciendo delitos de ámbito penal”. El 22 de diciembre presentaron el escrito en el propio registro de la Fiscalía.

La absurda excusa es que se produce una sobrecarga en la red eléctrica debido al consumo excesivo de energía en los invernaderos ilegales de cultivo de marihuana. ¿En tres meses la Policía no ha sido capaz de localizar esos invernaderos? En realidad, se sabe que existen desde hace años y no solo no se ha acabado con ellos, sino que se utiliza su existencia para justificar una acción que pone en peligro muchas vidas.

Las familias afectadas se concentraron el pasado día 4 de enero, a las 12 de la mañana, en las puertas de la empresa Naturgy para exigir el restablecimiento del servicio de forma inmediata porque para ellos está claro, tal y como denunciaron, “que el problema no se debe a la sobrecarga, sino a una reducción de potencia por parte de Naturgy en las torretas que suministraban energía a la zona de las viviendas, ya sea por orden o por autorización de las Administraciones”.

Cuando los vecinos y vecinas de La Cañada escriben en el suelo con fuego –“nos están apagando”– lo que están diciendo es que “alguien” ha decidido tirar a la basura el Pacto Regional por La Cañada Real Galiana aprobado por unanimidad en la Asamblea de Madrid el 18 de febrero de 2016 en el que entre otros compromisos dejaba claro en su Anexo III, en el apartado de Medidas en materia de infraestructuras, la “rehabilitación del suministro de luz”. Es decir, se garantizaba su suministro. Se reconocía el suministro como un derecho. Con el apagón, se niega.

Lo que están diciendo es que “alguien” no solo ha roto el Pacto de La Cañada, sino que se ha renunciado a la búsqueda consensuada de soluciones legales, habitacionales y sociales y se ha optado por “apagarles-empujarles”.

No es casualidad que precisamente en el segundo trimestre de 2020 se haya aprobado la primera fase de la construcción de Los Ahijones. Esto supone el visto bueno para la construcción de 3.132 viviendas que se levantarán de forma simultánea a las obras de urbanización. El Ayuntamiento también ha adjudicado a la empresa FCC las obras de urbanización de la primera fase de Los Berrocales con un plazo de 20 meses.

Si pretendes vender viviendas por 200.000 o 300.000 euros en un lugar que ya hay serios inconvenientes para hacerlo atractivo (vertederos, Incineradora, falta de equipamientos sociales y transporte), te sobra el mayor asentamiento de infravivienda y pobreza de Europa a dos pasos de las nuevas viviendas.

La falta de luz en La Cañada no es debida a una avería; no es debida a que todos sus habitantes sean narcos. La falta de luz en La Cañada es una operación de acoso con el fin de acelerar su desmantelamiento ahorrándose los costes económicos, sociales o políticos de realojar adecuadamente a toda la población vulnerable que lo necesita.

Si crees que todo el mundo tiene derecho a tener garantizado el suministro de energía eléctrica, si crees que los habitantes de La Cañada tienen derecho a ese suministro, respalda la siguiente petición con tu firma.

Puedes sumarte a la campaña en Change.org: http://chng.it/kdYZxkpf