Nuestra salud en peligro con tácticas deleznables

Nuestra salud en peligro con tácticas deleznables

En Vicálvaro hemos detectado que hay cerca de tres decenas de puestos de trabajo en los Centros de Salud del Distrito que no están cubiertos. Hablamos de personal sanitario que está reconocido en la relación de puestos de trabajo de la Consejería de Sanidad, que, simplemente, no se cubren.

Las consecuencias se pueden comprobar en las colas que se forman prácticamente a diario ante las puertas de los Centros de Atención Primaria o en los retrasos inaceptables en darte cita con tu médico de cabecera, ya sea para consulta telefónica o presencial.

Esta es una de las razones por las que la plataforma Vicálvaro por lo Público ha lanzado una campaña de recogida de firmas para recordar, y reclamar, a la Consejería de Sanidad cuáles son las necesidades no cubiertas en nuestro Distrito.

Todos y todas somos conscientes de que el deterioro de la sanidad pública no es culpa de su personal ni de los pacientes. La responsabilidad es de un gobierno regional que ha recortado el presupuesto de la Atención Primaria con gravísimas consecuencias en un distrito en el que aumenta la población rápidamente por la creación de nuevos barrios como El Cañaveral: falta de personal, la ausencia del Centro de Salud de Valderrivas, la falta de un centro de especialidades y de urgencias…

Todos y todas también somos conscientes, nos agrade más o menos, de que esto no es más que parte de una guerra abierta contra la sanidad pública para empujarnos hacia la privada. La población que se ha visto obligada a hacerse un seguro privado crece sin cesar si quiere que sus dolencias sean atendidas. En la Comunidad de Madrid ya es más del 36% de la población la que tiene una póliza sanitaria privada, ya sea por gusto u obligado por necesidad.

Pero lo más deleznable son algunas de las tácticas que se están poniendo en práctica desde la institución sanitaria para forzarnos a suscribir un seguro privado. El bombardeo de publicidad y de llamadas de teléfono extemporáneas ofreciéndote el oro y el moro son ya moneda cotidiana. Las listas de espera crecen, pero no reflejan realmente la realidad, pues la nueva maniobra no declarada, y difícil de detectar pues la sufrimos individualmente, es no dar cita, retrasarla lo máximo posible. Pueden pasar meses hasta que te adjudiquen una cita con un médico especialista, y mientras tanto, no figuras en ninguna lista de espera. Y cuando te la dan, hay que añadir más tiempo de espera.

Y la más abyecta maniobra detectada recientemente es la de mandar a una paciente de Vicálvaro, con un problema urgente, a un centro de sanitario de… ¡¡Fuencarral!! Y, además, aguantar a una señorita que te espeta que “eso no te pasaría si tuvieras un seguro privado”.

Vecina y vecino de Vicálvaro, si valoras tu salud, si consideras que el sistema público de sanidad es una conquista irrenunciable, movilízate con nosotros. Participa en la recogida de firmas para reclamar el personal que falta, su refuerzo efectivo, los centros de salud necesarios, el centro de especialidades y un servicio real y próximo de urgencias. Para colaborar en la recogida de firmas puedes ponerte en contacto con la plataforma Vicálvaro por lo Público. Sede de la AVV, calle Villablanca 35 (los martes de 19 a 21 horas) o a través del correo electrónico vicalvaroporlopublico@gmail.com