Pocas realidades, muchas promesas y un bochorno

Pocas realidades, muchas promesas y un bochorno

Pleno del Estado del Distrito

Ocho minutos en total. Ese fue el tiempo que el concejal presidente de Vicálvaro, Martín Casariego, dedicó a detallar lo que había hecho la Junta Municipal en servicios sociales y educación, durante la exposición inicial que realizó en el Pleno del Estado del Distrito que se celebró el pasado 14 de octubre.

Tampoco estos fueron los primeros capítulos de los que se ocupó el concejal, sino que antes escuchamos el balance que realizó sobre deportes, vías públicas, medio ambiente, sanidad y consumo, urbanismo, vivienda y economía. Después sí, llegó el turno de servicios sociales y educación. Cerró su intervención, hablando de cultura. Llamativo el orden elegido para la exposición, teniendo en cuenta las consecuencias de la pandemia que sufrimos desde hace más de seis meses.

La Despensa Solidaria

Con respecto a los servicios sociales, Martín Casariego elogió el trabajo de este departamento de la Junta y habló especialmente orgulloso de la Despensa Solidaria, una iniciativa comunitaria y vecinal que funcionó entre abril y julio de este año para atender a las familias a las que la pandemia dejó en una situación muy vulnerable. Según dijo, “la Despensa Solidaria se coordinó desde la Junta”, por lo que le dolía especialmente que se dijera lo contrario. Eso sí, agradeció el “trabajo ímprobo” que habían realizado las numerosas personas voluntarias y las entidades sociales y vecinales que se sumaron al proyecto.

Lo cierto es que la única aportación física que hizo la Junta a la Despensa fue la cesión del local de la calle Titicaca para almacén. El concejal no explicó por qué se negó a dar salvoconductos a los miembros de la AVV para colaborar con la Despensa durante el Estado de Alarma ni por qué en vez de respaldar económicamente a la Despensa hizo contratos con grandes empresas, como El Corte Inglés, para el suministro de alimentos a las familias necesitadas a través de los Servicios Sociales. En el Distrito hay una red de pequeños comerciantes que podrían haber llevado a cabo esa tarea con mayor conocimiento de la situación y cercanía.

Eso sí, no perdió la ocasión de hacerse la foto tratando de apropiarse de la solidaridad vecinal a pesar de que la Junta tan solo destinó 174.326 euros a paliar el hambre en el Distrito, 2,42 euros por habitante, 21 euros por cada persona que vive bajo el umbral de la pobreza en los dos meses y medio primeros desde el estallido de la epidemia. Eso sí, por lo menos agradeció el “trabajo ímprobo” que habían realizado las numerosas personas voluntarias y las entidades sociales y vecinales que se sumaron al proyecto.

Educación

Por lo que se refiere a educación, el máximo responsable municipal de Vicálvaro reconoció que este año 2020 no se hará ninguna obra en los centros educativos, cuyo mantenimiento corresponde a la Junta. Según explicó, se debe a un retraso en las IFS (Inversiones Financieramente Sostenibles) de 2019. Excusa falsa, absurda y sin sentido. No sabemos si es producto de su incompetencia o responde a las negligencias en su gestión.

¿Qué “retraso” puede justificar que no se haga ni una sola obra en los colegios y escuelas infantiles de su competencia? No hacer ni una sola obra en todo un año no es “un retraso”, es una declaración de bancarrota y de incapacidad gestora.

Ya que el concejal no se digna a informar a los vecinos sobre la evolución de las inversiones en nuestro distrito en el Debate del Pleno, nos vemos obligados a hacerlo nosotros con los propios datos del Ayuntamiento.

¿Qué son las IFS?

Las Inversiones Financieramente Sostenibles no son más que un mecanismo de financiación que no computa en las limitaciones que impone la Regla de Gasto impuesta por el PP con el fin recortar el gasto social. Ese mecanismo al que aludía Casariego permite ampliar la capacidad de gasto e intervención municipal.

Pues bien, su utilización depende en primer lugar de la previsión. En 2019 se tramitaron por la anterior corporación 52 IFS para Vicálvaro, 10 a cargo de las Áreas y 42 de la Junta Municipal. De las 52 se ejecutaron 33, y de las 42 de la Junta, el 50%. Algunas no se han ejecutado porque el Ayuntamiento y la Junta las han declarado inviables como el rocódromo de El Cañaveral.

Sin embargo, en 2020, con Ciudadanos al frente de la Junta Municipal, tan solo se tramitaron 13 IFS, cuatro veces menos. Dos correspondían a las Áreas y 11 a la Junta.

De las 52 IFS de 2019, había 9 que eran para obras en los colegios y escuelas infantiles de competencia municipal. La actual Junta solo fue capaz de terminar ejecutando 5.

En 2020, de las 13 IFS previstas solo 1 estaba destinadas a obras en los colegios: en el Alfonso X por un valor de 39.992,48 euros. No hay ningún retraso, simplemente no se habían presupuestado ni tramitado. Se había previsto una, ¡¡¡y no se ha ejecutado!!! En una situación idónea, con los colegios cerrados durante meses para poder haber llevado a cabo todas las obras pendientes, y no se es capaz de hacer ni una. Señor concejal, un poco de seriedad en sus argumentos y más información real al vecindario.

Solo un dato: en 2018, en los centros educativos públicos del Distrito se ejecutaron obras por casi un millón de euros. En el 2020, ni un solo euro. 

En cuanto al conjunto de las inversiones en el Distrito de Vicálvaro, se puede consultar la esta página web del Ayuntamiento en la que se suman todas. Inversiones del presupuesto ordinario de la Junta, de las Áreas en el distrito y las IFS. Eso provoca que aparentemente se dé un enorme salto en 2020, pero hay que tener en cuenta que se incluyen inversiones que no van a notar los habitantes de este Distrito en su día a día, como es el Almacén de la Villa (en el Polígono Industrial) o los colectores, drenajes, desagües… que se están haciendo en los nuevos desarrollos urbanísticos, fundamentalmente en Los Ahijones. Estas son obras de infraestructuras de urbanización. Pero lo más destacado es que no se ha ejecutado más que el 20% del presupuesto en 9 meses. Parece que los paladines de la ejecución presupuestaria no son capaces de dar ejemplo.

Sanidad

Sobre sanidad, el concejal aseguró que el “trabajo había sido incesante” y que se habían realizado casi 1.000 inspecciones para verificar que todo estaba correctamente en los establecimientos del Distrito. Estas actuaciones no responden a medidas sanitarias de cara a las competencias en materia de prevención y salud comunitaria, sino a inspecciones en comercios, tiendas… y por lo tanto, no se traducen en actuaciones preventivas en colegios, centros de mayores, análisis a la población, rastreos complementarios o en coordinación con la Comunidad de Madrid, medidas tendentes a descongestionar los centros de salud del distrito,

El concejal no hizo ninguna referencia a Madrid Salud, suponemos que porque esta estructura sanitaria no ha tenido ningún papel durante los meses de pandemia. Con respecto al cierre, durante tres días, del centro de salud Artilleros, el edil de Vicálvaro le restó importancia, comentando que, “con la situación que hemos vivido, el éxito es todo el tiempo que han estado abiertos”. 

Muchas promesas para El Cañaveral

Martín Casariego había iniciado el Pleno recordando a las víctimas de Covid-19. También tuvo palabras de agradecimiento para las vecinas y vecinos de Vicálvaro “por su colaboración y paciencia”, para la plantilla municipal porque “el Ayuntamiento no ha parado” y “para quienes han hecho posible que continuemos con nuestra vida”.

Durante su intervención, el concejal de Vicálvaro realizó algunos anuncios significativos para el Distrito. Por ejemplo, se han acabado las obras de la piscina de verano del CDM Margot Moles (después de más de dos años con las obras paralizadas), por lo que parece que estará en funcionamiento el próximo año tras haber minorado el proyecto de reforma inicial. Han limitado las mejoras en el propio polideportivo: se ha eliminado el nuevo pabellón con gimnasio y rocódromo.

El edil también anunció la próxima remodelación de la Plaza Antonio de Andrés (que no se sabe quién ha pedido) y señaló que están trabajando en la reapertura del aparcamiento situado bajo la Plaza de las Brigadas Internacionales, cuyo proyecto fue aprobado en el mandato anterior y tan solo está pendiente de ejecutar.

Sobre el centro cultural de Valderrivas, comentó que el proyecto está en licitación: 8,3 millones de euros para una dotación que contará con salas para diversos usos, teatro, salas de ensayo, salas de estudio, etc. Parece que solo han tardado 15 meses en licitar un proyecto ya aprobado. Esperamos que la ejecución sea más ágil y que se pueda disfrutar de este nuevo equipamiento antes de que acabe el mandato. Ya veremos. También pasó por alto que era un proyecto iniciado por la anterior Corporación para que no quede en evidencia que aún no han hecho ni una sola propuesta nueva para el Casco Histórico, Valdebernardo, Valderrivas, ni para La Cañada que parece no existir para para este concejal. El anuncio y la promesa de nuevas actuaciones se reservan para El Cañaveral.

En este nuevo barrio, el contrato de recogida de basura ya es un hecho, mientras que los otros proyectos necesitarán más tiempo. En cualquier caso, anunció para el barrio más joven de Vicálvaro la construcción de unas instalaciones deportivas básicas (IDB, con pista de baloncesto, calistenia, fútbol 7 y una mesa de ping-pong), un polideportivo (sin especificar si su gestión va a ser pública o privada), una escuela infantil (lo único con compromiso de fecha, el próximo año) dos colegios (uno público y otro concertado-nueva privatización), un instituto y un centro de salud (esperemos que no pasen 20 años como nos ha sucedido en Valderrivas). También comentó que están trabajando en una nueva línea de autobús para El Cañaveral, con conexión con el centro de Madrid y que se están construyendo en ese barrio 10 promociones de vivienda social, que estarán terminadas en el primer semestre de 2023 (en total, 1.036 pisos).

Asimismo, el concejal de Vicálvaro se mostró especialmente orgulloso de la Operación Asfalto en el Distrito, que ha llegado a 20 calles, “más de lo que hizo Carmena” (presumiendo de algo que no es competencia suya, sino del Área de Urbanismo). Sorprendente la inclusión en el haber del balance que realizó el concejal de Vicálvaro de asuntos como que BiciMad haya salido de la M-30 (¿qué beneficio tiene para Vicálvaro, que está fuera de la M-40?), que se haya “desatascado” el proyecto Madrid Nuevo Norte o el rodaje de una serie de Antena 3 durante las últimas semanas.

Los grupos municipales

Fue Vox quien abrió las intervenciones de los grupos municipales. Desde el partido ultraderechista, insistieron en sus fobias habituales: el cierre del Espacio de Igualdad o la supresión de los Foros Locales. También, mostraron su rechazo a la popular Cabalgata de Reyes de Vicálvaro porque solo es “una manifestación carnavalesca”.

Más Madrid subrayó, entre otras cosas, que Vicálvaro está muy sucio y recordó que Madrid ha sido la “capital europea del coronavirus”. Desde el PSOE, criticaron la gestión de la pandemia tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento de Madrid. También advirtieron de que el bulevar Indalecio Prieto mantendrá ese nombre, a pesar de las intenciones del gobierno municipal.

Por su parte, el PP, que en principio no iba a intervenir en el Debate, utilizó el tiempo que tenía adjudicado para defender la gestión de la Comunidad de Madrid en la pandemia de Covid-19 ante las críticas de los otros grupos.

Finalmente, la representante de los Foros Locales rechazó la intención del actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de eliminar este órgano de participación, en el que muchas vecinas y vecinos han trabajado durante mucho tiempo.

Surrealismo pleno

Tras el Pleno del Estado del Distrito, se celebró el Pleno Ordinario del mes de octubre. La sombra del anterior concejal, Carlos Sánchez Mato, sigue siendo muy alargada en los plenos de Vicálvaro, sobre todo para los partidos que llevan más más de año y medio gobernando. ¿Echan de menos su dialéctica? Momento surrealista donde los haya cuando una vocal vecina del Partido Popular reprochó a Sánchez Mato venir a Vicálvaro en “con un diésel de veinte años”. Venía a contaminarnos. La próxima vez les escucharemos criticarle por utilizar el transporte público en lugar del coche oficial.

Ante la ausencia (justificada) de un vocal vecino del PSOE y el consiguiente empate en las votaciones, el voto de calidad del concejal Martín Casariego sirvió para rechazar la mayoría de las proposiciones que presentaban PSOE y Más Madrid.

De esta forma, asistimos a votaciones, digamos, sorprendentes. Así, los socios de gobierno en el Ayuntamiento, PP y Ciudadanos, se opusieron a que la Junta ceda espacios a la asociación TrasTEA (Atención y ayuda a personas con Autismo) y otras entidades para que organicen campamentos de verano, se reanuden los servicios de peluquería y podología en los centros de mayores, se reabran las salas de estudio, se pida a la Comunidad de Madrid un refuerzo del personal sanitario en el Centro de Salud Artilleros, se aceleren las obras en el aparcamiento situado bajo la Plaza de las Brigadas Internacionales o se facilite el uso de los contenedores de basura en Valdebernardo a las personas mayores y con movilidad reducida. Propuestas peligrosas, como se ve. Todas fueron rechazadas.

Los lazos morados se quedan

Mención aparte merece el debate de la propuesta de “retirar de la plaza de las Mujeres los lazos morados del centro de la plaza y todo elemento de ideología feminista”. Durante la discusión de esta proposición (que finalmente fue rechazada), el mimetismo entre los ultraderechistas y el PP fue tan evidente que era difícil saber cuando hablaban a qué grupo pertenecía cada vocal vecino (ambos hombres, por supuesto). Ciudadanos trató de ponerse de perfil, recordando los orígenes del 8-M (acabó votando no), mientras que las dos vocales vecinas de Ahora Madrid y el PSOE defendieron con vehemencia y pasión el voto negativo de sus partidos. La primera advirtió de que esos lazos siempre estarán en la Plaza de las Mujeres de Vicálvaro recordando a las asesinadas por la violencia machista. La segunda dijo sentir “vergüenza” por el hecho de que un partido hubiera presentado al Pleno de Vicálvaro una proposición como esa.

En la votación, los socios de gobierno votaron por separado: Ciudadanos votó a favor; PP, en contra. Rechazada la propuesta voxiana.